Azul Cielo

franz_j25c325bcttner_schneewittchen_2r

Azul Yamile Cervantes Rodríguez

Hace no mucho tiempo, en un pequeño pueblo, existió una muchacha muy linda y hermosa a quien todos le decían Azul Cielo, ya que siempre usaba una capa de este color. Ella vivía con su madrastra y su hermanastro. Un día, la madrastra de Azul Cielo estaba frente a su plato de cereal, hablando con el hombre del cereal a quien le preguntó:

– Hombre del cereal, hombre del cereal, dime, ¿quién es la más hermosa del reino?

Entonces el hombre del cereal le contestó:

–Azul Cielo, mi Reina.

Ella explotó en ira y dijo:

–¡No puede ser que ésa sea más hermosa que yo!-. Después, llamó a su hijo, hermanastro de Azul Cielo, y le pidió que la persiguiera hasta darle muerte. Como prueba de esto tendría que llevarle su corazón. Él, en un principio, se negó, pero su madre le dijo que sino lo hacía sería desterrado del pueblo. Así que no tuvo otra opción y fue en busca de Azul Cielo. Cuando la encontró, lo único que pudo decirle fue que no quería hacerlo, pero estaba siendo obligado y que la amaba, y la apuñaló en el pecho.

En ese momento, Blanca despertó de aquel mal sueño y para olvidarlo, se fue a la cocina a prepararles el desayuno a sus siete hijos y a su esposo.

Los hermanos del bosque

4-hansel-gretel-b

Valeria Fernández Ávalos

En una gran y delicada ciudad vivía un rico y poderoso señor que tenía una esposa presumida y tres hijos. Emma, bondadosa y valiente, era la del medio; Henry, el más pequeño, tenía un gran conocimiento de los mejores dulces del mundo y el mayor, Toby, quien era celoso y frío, además de sentir un gran odio hacia sus hermanos. Una noche, Toby y su mamá estaban planeando quitarle el poder y la fama al señor, para ello los llevarían a una cueva en el bosque de los dulces, diciéndoles que irían de vacaciones. Así lo hicieron. Estando ahí, los encerraron en jaulas hechas de dulces de chile y les revelaron el plan que tenían para quitarles todo.

-¿Por qué hacen esto?- les preguntó el papá.

-El “gran señor” ya no puede hacer nada porque todo se lo habremos quitado- respondió Toby con una risa malévola.

-Entonces, ¿quieren que desaparezcamos para así quedarse con lo que hemos logrado?- preguntó Emma.

-Ay, pero qué niña tan tonta que ya no puede hacer nada. Mientras ustedes se quedan aquí, nosotros regresaremos a la ciudad para anunciar su terrible muerte- dijo la esposa.

Cuando salieron de la cueva, Henry les preguntó “¿qué vamos a hacer ahora? No podemos quedarnos aquí, qué nos pasará cuando vuelvan. Estas jaulas de dulce están muy enchilosas, jamás podremos comerlas.” En eso, Emma empezó a moverse y a balancearse.

-¿Qué haces?- dijo Henry.

De repente, la jaula de Emma se cayó y ella salió, agarró un bastón de dulce e hizo un piquito en la punta con la que abrió las jaulas de Henry y de su papá. Los tres salieron a esconderse y esperaron a que Toby y su mamá volvieran a la cueva. Cuando llegaron y vieron que las jaulas estaban abiertas, Emma entró corriendo y empujó a su mamá por un pozo lleno de caramelo de donde no pudo salir porque se ahogó. En eso, Henry agarró a Toby y lo metió a una jaula. Lo que no sabían era que él tenía una paleta en forma de llave.

Cuando Emma y Henry salieron de la cueva para reunirse con su papá en la cuidad, Toby abrió la jaula y los siguió. Al ver que se dirigían a su casa, tomó un atajo por el lago donde un pato lo ayudó a cruzar. Al llegar a su casa, encendió el gas del horno donde metería a Henry, pero Emma lo vio y entre los dos dejaron a Toby encerrado en la cocina. Tomaron un par de cosas y, cuando salieron, la casa explotó.

Emma, Henry y su papá decidieron regresar al bosque de los dulces. Se encontraron con un gentil y amable leñador que los invitó a quedarse el tiempo que quisieran porque él estaba solo. Con el paso del tiempo, el leñador los consideró como de su familia. Cinco años después, el papá falleció, pero antes de morir le pidió al leñador que cuidara de sus y así hizo el gentil leñador.

Cenicienta a la Shakespeare

056049ee801e5e11451540fa13d2932e

Rita  Paulina  Cárdenas  Gallegos

Érase una vez una hija y su padre que vivían muy felices juntos, pero su padre quería lo mejor para ella, así que decidió casarse con Lady Gremmen quien era fría, cruel, manipuladora y arrogante. Ella tenía dos hijas Gisela y Anastasia, ambas muy hermosas, caprichudas, manipuladoras y frías.

Pasaron los años y el padre de Cenicienta falleció por lo que Lady Germmen quedó al mando en la casa. Cenicienta tuvo que hacerse cargo del trabajo pesado de su hogar y lo aceptó pues era una persona muy hermosa, amistosa, amorosa y tierna. Incluso tenía unos ratones a quienes aceptaba por amigos.

Un día llegó una carta del rey pidiendo la asistencia de todas las mujeres casaderas para un baile que se celebraría en el palacio. La madrastra permitió que Cenicienta fuera con la condición de que se mantuviera alejada príncipe. Cenicienta aceptó, las hermanas eligieron su mejor traje pero cuando vieron el traje de su hermanastra, la encerraron en la buhardilla y se fueron a esperar al carruaje. Cenicienta rompió la ventana y bajó con sogas, pero cuando llegó al piso, las hermanas rasgaron su vestido en miles de pedazos. Ella se fue al patio a llorar, pero se le ocurrió una idea, ponerse otro vestido y asistir al baile. Y así lo hizo.

Cuando llegó al baile vio al príncipe y bailaron. A la medianoche, el príncipe le propuso matrimonio. Cuando la madrastra se enteró, asesinó al príncipe y le recordó a Cenicienta su prohibición. Asustada, se fue a la casa pero, al llegar, las hermanastras llenas de odio la acuchillaron. Sus últimas palabras fueron “ahora el príncipe y yo estaremos juntos para siempre”. Las hermanastras se volvieron locas pues ella tenía razón. Lady Germmen tuvo que encerrarlas en un manicomio mientras pasó el resto de sus días viviendo en soledad y desesperación.

Los tres cerditos: Revolution

wall_big_obra_infantil__los_tres_cerditos__en_el_teatro_alameda

Iker de Jesús González Fajardo

Esta es la historia de tres cerditos jóvenes que no podían pagar la renta de su departamento. El último día antes de que se venciera el contrato decidieron tomar sus cosas e irse de ahí; el cerdito inteligente decidió que debían separarse, ya que de esta forma sería muy difícil que los encontraran.

El primero, el cerdito perezoso, decidió hacerlo en el piso de al lado, con su vecino Donald Trump, un hombre mayor de edad amante de las papas quien tenía un lema: “Make las papas great again”. El segundo, el cerdito glotón, decidió esconderse en el Mcdonalds, ya que ahí podía quedarse en el área de juegos y a la vez tener comida. El tercero, el cerdito inteligente, se escondió en un Oxxo, puesto que ahí se escondería entre las cajas de los productos y no le faltaría qué comer. El día de su desaparición, la señora de la renta decidió ir a buscarlos.

Encontró al primero enseguida, ya que era un lugar muy obvio, el cerdito por suerte salió corriendo en busca del escondite del segundo. La señora de la renta mandó a Trump a la cárcel y lo acusó de pelo de gusano de peluche, por lo que las autoridades lo llevaron al CERESO. Fue fácil encontrar al segundo cerdito ya que era el glotón. Lo buscó en el Mcdonalds y ahí los encontró, ambos corrieron en busca del tercer cerdito. La señora de la renta imaginó que podrían estar en el OXXO. Lamentablemente, debido a los 1001 establecimientos que hay por cada municipio, tardó meses en encontrarlos.

Al fin los encontró, aquello era un enfrentamiento épico. La señora de la renta los tenía a su alcance, entonces, el cerdito inteligente activó la trampa secreta, un bote lleno de litros de café Andatti hirviendo. Ella salió corriendo del lugar, al hacerlo dejó su billetera. Los cerditos aprovecharon esto, la agarraron, se convirtieron en millonarios y compraron un yate, una mansión y una sandía. Ahora los tres son rubios y trabajan en novelas, en Miami.

 

Patricia en el país de las Aburridillas

alicia-en-el-pais-de-las-maravillas

María Paulina López Aguilera

Hace mucho tiempo, había una niña llamada Patricia que se la pasaba imaginando cosas y haciendo locuras. Un día, ella y su madre fueron a pasear al parque. Todo iba normal cuando, de repente, vio que un ratón gris, vestido de smoking, estaba entrando apresuradamente en su madriguera. Sin pensarlo, se dirigió ahí e intentó verlo, pero el suelo tembló,  la madriguera se rompió y cayó en un profundo y oscuro hoyo que no parecía tener fin. Patricia despertó en un lugar nublado, gris y serio, preguntándose qué era aquel sitió. Se levantó y empezó a investigar cuando un avestruz llegó para invitarla a una carrera que él había organizado.

Ella compitió y llegó en primer lugar, muy emocionada pensó que había ganado cuando se dio cuenta que no importaba en qué lugar llegabas, todos ganaban; muy confundida, decidió marcharse. En eso, vio al elegante ratón correr muy apresurado con un reloj gigante y lo siguió sin parar. Al final, después de tanto correr, Patricia, agotada, se sentó en una silla juntó a otro ratón de color café y una mujer con un pequeño pero elegante sombrero. La mujer y el ratón educadamente tomaban té y hablan tranquilos sobre política y otras cosas mientras que un gato muy serio y triste tarareaba una canción.

A Patricia le aburría mucho que no había diversión, así que harta y desconcertada, se largó de ahí. El gato triste la siguió y le preguntó qué se le ofrecía. Patricia quería volver a su hogar ya que estaba aburrida y cansada. El gato no le entendió, así que para quitarse de problemas le dijo que fuera con la reina de plata para pedirle un consejo, después de eso desapareció. Patricia llegó con la reina de plata. Harta, empujó a todos y desesperadamente le pidió ayuda. La reina, muy enojada por su impertinencia y sin importarle nada, mandó que la ahorcaran. Patricia había pensado que era buena por su mirada y apariencia pero se equivocó.

Al escuchar su sentencia, Patricia corrió y corrió hasta que se despertó de aquella horrible pesadilla. Desde ese momento, no se aburrió nunca más, ya que nada era tan aburrido como el país de las Aburridillas.

 

Los tres nerds

3nerds_white

Marco Augusto Gutiérrez Prado

Un día, los tres nerds que vivían con sus padres despertaron con la idea de construir una casa donde vivir ellos solos, pero, lamentablemente, la ciudad en la que vivían estaba a unos cuantos meses de ser destruida por una bomba nuclear.

Los nerds construyeron una casa inmune a bombas nucleares, o eso esperaban, pues sabían que el ejército que deseaba lanzar dicha bomba no estaba muy entrenado para ello, así que probablemente fallaría, pero los nerds no se querían arriesgar.

Días después, uno de los nerds vio un avión en el cielo que parecía del ejército, así que advirtió a su hermanos para que entraran a la casa, también llamaron a sus padres para entraran con ellos. Horas después, la bomba fue soltada y todos, incluidos los nerds y su familia, murieron.

El reloj de las RA´s

tiempo-1

Yoritzy Mosqueda

Mi nombre es Mellany, tengo 14 años de edad, y mi vida era normal y remarco, era. Sin embargo, un día, cuando iba caminando a la escuela choqué con un señor. Era alto, llevaba un saco color bordó y un sombrero de copa del mismo color, que tapaba su rostro; sólo se le veía la boca. Al señor se le cayó un reloj de bolsillo antiguo, cuando lo recogí y volteé para dárselo, ya no estaba. Me lo quedé y corrí a clases, cuando salí volví a ver el reloj y noté que la hora estaba mal; cuando lo quise arreglar, vi que todo a mi alrededor estaba congelado. De la nada un portal apareció frente a mí, no podía creer lo que mis ojos veían. Del portal salió un niño, más o menos de mi edad, el chico traía una vestimenta poco usual y unas gafas que lo distinguían. Cuando me vio, el chico me dijo:

-Así que… ¿tú eres la elegida por el científico, uh?

-¿Ele…gida?, ¿de qué?

-No hay tiempo para explicarte, ¡ven!-el chico me tomó de la mano y atravesamos el portal.

Cuando llegamos, el lugar era…muy raro pero a la vez lindo. El chico me vio, sonrió y me dijo:

-Lo siento, fui un poco descortés, ¿no? Mi nombre es Ryu, y esta es la tercera realidad.

-Tercera… ¿realidad? -entré en pánico- ¿Có-cómo?, ¿qué es esto?

Ryu me tomó de la mano y corrimos  hacia un laboratorio donde estaba el señor de saco y sombrero que había visto aquella mañana, luego que me vio, me dijo:

-¡Señorita!, ¿ya sabe usted cómo utilizar el reloj?

-¿Eh?

-Verá, el reloj le ayudará a controlar el tiempo de las cuatro realidades alternas, o las RA´s para abreviar.

-Y, ¿qué hay en las RA´s?

-En la primera RA están las almas puras o como quien dice, la luz. De la que usted viene es la segunda, esta es la tercera, y…

-¿Y?

-La cuarta realidad es algo así como el infierno.

Me explicó que mi objetivo era derrotar a HellShock, el rey de la cuarta RA; también me dieron un mini-corderito, es algo así como una mascota protectora que me ayudaría a vencerlo. Cuando llegué a la cuarta RA, era….bueno, no hay descripción para el infierno en sí. En cuanto vi a Hellsock un pensamiento vino a mi mente, esperen un minuto…. ¿cómo lo derrotaré? ¿Por qué no pregunté eso cuando pude? Solté al corderito, él salto hacia Hellshock y una luz deslumbrante salió. ¿Lo…derrotó? ¿Así de fácil?, ¿en serio?

Cuando regresé a mi realidad, me dirigí a casa, una carta había llegado, en la cual decía “la oscuridad jamás será derrotada”. ¿Qué sucedió? Mejor dicho, ¿qué me sucederá? De repente desperté en la cama de un hospital. Al platicar con mi mamá sobre lo que pasó, me dijo que había estado en coma debido a un accidente automovilístico. Pero entonces, ¿todo había sido un sueño? Revisé mi bolsillo y me di cuenta que no, no había sido un sueño, pues el reloj todavía estaba ahí.