maxresdefault

Gladys Paola Bernal Gutiérrez

“Conejos blancos” es un cuento escrito por Leonora Carrington (1917-2011) quien fue una pintora surrealista y escritora inglesa de nacionalidad mexicana. A los 18 años, la llevaron a Buckingham Palace para su presentación en sociedad. Una de sus mejores obras literarias es un relato sobre el mal trago, en clave de humor salvaje, titulado “La debutante”. Se le define como brillante, soñadora y visionaria; representó a una de las exponentes con mayor creatividad en el ámbito mundial. Ella escribió aproximadamente 10 obras, entre ellas Conejos Blancos. Una historia llena de suspenso, Imaginación, sucesos extraños, comportamientos sospechosos y horror.

La historia trata de una Joven que se muda a la ajetreada ciudad de Nueva York, en la casa 40 de la calle Pest. Un día en su balcón observaba las casas cuando su vecina de enfrente salió y le hizo una extraña petición. Las casas del vecindario eran diferentes a las demás. “Tenían el aspecto negro y vacío de una morada azotada por la peste y lamida por las llamas y el humo.” Un día mientras colgaba toallas en su balcón logró observar a su vecina quien alimentaba a un cuervo con un poco de carne podrida, después de un rato la vecina se dio cuenta de su presencia, la saludo alegremente y le hizo una petición bastante peculiar. Le dijo “¿Tiene un poco de carne pasada que no necesite?”. La Joven extrañada le contesto que no, pero haría lo posible por conseguir. Y lo hizo.

Una semana después la Joven le llevó la carne podrida a su vecina, tardó un poco en encontrar la entrada de la casa, puesto que estaba oculta y daba la impresión de que nadie había entrado ni salido de allí desde hacía algunos años. La mujer su piel era reluciente y muy blanca, susurraba… Invitó a la Joven a pasar, toda la casa tenía un olor putrefacto. “El suelo estaba sembrado de huesos roídos y cráneos de animales.” Llegando al segundo piso la mujer dio un silbido, en llamada a sus conejitos de ojos rozados. Les lanzó la carne podrida y los conejos se lanzaron sobre ella como lobos hambrientos. La mujer también tenía un esposo, quien se parecía a ella, puesto que su piel era como la de ella. Al hombre no le gustaban las visitas. Cuando se dio cuenta de que no eran normales, y que todos tenían lepra. La joven aterrorizada salió corriendo de esa casa. Y no quiso saber más de ellos.

Esta historia está contada en tiempo lineal, porque empieza desde el pasado hasta el presente. Es un cuento corto, contiene un lenguaje simple de leer, y será de tu agrado si te gustan las historias de suspenso y terror, como a mí. Los personajes son extraños y fuera de lo común lo que hace más interesante la historia. Los vecinos de la joven son de clase alta, mientras ella es de clase media. El ambiente es tenebroso, tenso y misterioso, como lo son los personajes, la casa de los vecinos es antigua, oscura, y parecía como si nadie hubiese vivido ahí hace mucho tiempo. Los personajes principales de esta historia son la joven, la vecina y los conejos, mientras que el esposo de la vecina es un personaje secundario.

Me gustó mucho este cuento porque me hace pensar en que no todo es lo que parece, y también me identifiqué con la Joven, por su curiosidad. Y como dicen “la curiosidad mató al gato”.

Bibliografía:

Recuperado de:

http://www.mujerpalabra.net/conoce_a/pages/leonora_carrington.htm

El día: 20/09/16

http://lecturasmulticultural.weebly.com/lecturas-1ordm-parcial/conejos-blancos-por-leonora-carrington

El día: 20/09/16

Puedes leerlo en:

http://ciudadseva.com/texto/los-conejos-blancos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s